Todos los veranos surge una tendencia que nos seduce a todos y que se convierte en uno de los temas más recurrentes de estos meses. El verano es la época donde más cuerpo se enseña así que es, absolutamente normal que algo como un tatuaje encuentre durante estas semanas un lugar privilegiado en nuestra estética.

Sin remontarnos a las calcamonías de cuando éramos niñas, no hace más que 2 ó 3 veranos que los tattoos de henna eran lo más. En casi cualquier playa del mundo te podías hacer uno de estos tatuajes que quedaban ciertamente bien y que desaparecían al poco tiempo. Pues bien, este verano 2015 ha llegado la evolución de estos tatuajes de henna: los Flash Tattoos.

¿Qué son los Flash Tattoos?

Los Flash Tattoos no son más que una evolución mucho más elegante y femenina de los tatuajes de henna. Estos Flash Tattoos simulan joyas de oro y plata y están revolucionando el mundo de la belleza.

Son tatuajes efímeros, pueden durar entre 4 y 6 días dependiendo del cuidado que se les dé y de la propia piel, y con su diseño estilo boho están causando sensación. Mucha culpa de esta tendencia la tienen famosas como Beyoncé y Alessandra Ambrosio que los están luciendo en casi todas sus apariciones públicas este verano y se han convertido en fans incondicionales de los mismos.

Pero no solo ellas, otras muchas más celebrities se han sumado a la moda lo que ha supuesto un impulso muy potente para que las simples mortales las imitemos.

Los otros dos factores que influyen notablemente en que los Flash Tattoos nos vayan a acompañar durante todo el verano son lo rápido y sencillos de aplicar así como su precio.

Los materiales utilizados en estos tattoos están dermatológicamente probados y no producen ningún tipo de daño ni alergia o reacción por lo que puedes estar tranquila por esta parte. Son resistentes al agua de mar y de la piscina y solo hay que tener la precaución de evitar el contacto con productos de base oleosa que sí los borran de manera muy rápida. Además, su aplicación es muy sencilla y se pueden conseguir auténticas obras de arte sin tener mucha pericia en el dibujo.

Y, como ya se ha comentado, el precio es el factor definitivo para que la tendencia haya acabado por imponerse: una plancha con 10-12 tatuajes puede tener un coste de unos 10 euros por lo que salen a cuenta los 4 ó 6 días que van a lucir perfectos en tu piel.

Tú ¿te has atrevido ya a probarlos? ¿te parecen una buena idea para quienes no quieran un tattoo permanente?

Anuncios